Entrevista a Jorge Pérez Ruibal

Entrevistas

Después de unas breves vacaciones, volvemos al blog de Ediciones Pictorama con una entrevista a uno de los historietistas más especiales de la escena del cómic peruano e internacional: Jorge Pérez Ruibal (Lima, 1978).

Desde que Jorge interrumpió su carrera de grabado en la PUCP para dedicarse plenamente al cómic y la autoedición, ha editado un sinfín de fanzines, entre los que destaca su serie Trulópolis, con el emblemático personaje Truloboy. Sus cómics, que tienen una onda autobiográfica y visceral, han sido publicados en Perú, Argentina, Brazil, Lituania, México, España y Estados Unidos. El año pasado, la Editorial Municipal de Rosario y la editorial Musaraña incluyeron su cómic ‘Papas al hilo: Una historia real’ en su antología de la historieta latinoamericana “El Volcán”. Nos juntamos con Jorge una tarde de verano para conversar sobre su carrera, su visión sobre el mundo del cómic y sus planes a futuro (¡en los que estamos presentes!).

taller 2

Andrea (A):  ¡Hola, Jorge! Hablemos de tus inicios. ¿Desde cuándo haces cómics?

Jorge (J): Desde que podían mis manos, desde siempre. Siempre mi madre y mi padre me daban muchos papeles. Y leía cómics, también. Para mí, era algo natural.

A: ¿Eso fue a qué edad?

J: A los 11 años. Hice un primer cómic que se llamaba “La rebelión gilipollina”, que se trataba de unos extraterrestres que invadían la tierra y eran esclavizados. Esa huevada ganó un premio en un concurso donde Juan Acevedo fue juez.

Giancarlo (G): ¿Gilipollina de gilipollas?

J: Jajaja, de gilipollos. No sé, era una tontería que hice de niño, pero igual era gracioso.

A: Y ya de más grande, ¿estudiaste arte?

J: Sí, estudié en la Católica, pero no hice mucho. Hice un par de años.

A: ¿Pintura?

J: No, grabado. Al final grabado lo hice solo. Aprendí en el Museo de Arte a hacer serigrafía y luego aprendí con unos amigos a hacer linograbado.

G: También te ayudó el taller de Cairo, ¿no?

J: Si, también. Eso fue bastante importante para mí…(a Andrea) Es un amigo que se llama Cairo, que es un capo, a pesar de que no publicado casi nada. Él me enseñó, en los años 90, a hacer cómics. Básicamente su taller fue la influencia más importante en que yo haga cómics.

20108262_1429678147111174_7835318424966556469_n

A: Y, cuando estudiaste arte, ¿ya hacías cómics?

J: Cuando estudié arte, de cierta manera, reprimieron mis ganas de hacer cómics. No les gustaba mucho la idea; les parecía que si hacía algo caricaturesco, estaba mal. Querían que sea más realista. Esta fue una de las cosas por las cuales no conecté con la Católica. Lo que yo quería hacer era cómics. Después de eso, me dediqué a hacer fanzines por mi cuenta, inspirados por la influencia de Cairo: Trulópolis I, Trulópolis II…

A: ¿De qué trataban?

J: Eran cómics cortos autobiográficos, microcómics. Los fotocopiaba y repartía entre mis amigos, y los llevaba a tiendas y librerías. Pero todo por la gran influencia de Cairo. Y fue locazo, porque cuando yo comencé a trabajar con él, él me consideraba uno de los peores alumnos del taller. Para él, yo tenía un estilo que remedaba el cómic español, tipo Ibáñez.

G: ¿Todo caricaturesco?

J: Sí, caricaturesco y de fórmula. Todo siempre con las cabezas redondas. Luego de eso, Cairo me enseñó que uno no tiene que dibujar basándose en fórmulas, sino que uno tiene que dibujar desde sus entrañas. Uno tiene que crear su estilo, como lo hacen los underground. Por ejemplo, si has visto El Volcán, todos tienen un estilo completamente distinto…

A: Sí, es súper distinto..

J: Y eso fue como un año en el que tuve que re-aprender a dibujar, sobre todo observando cosas en las calles. Eso fue interesante. Entonces, en algún momento, le mostré a Cairo lo que había hecho -ya cuando el taller había terminado, porque habíamos construido una gran amistad- y me dijo “Wau, qué paja, por fin encontraste tu estilo”. Y ahí fue que empecé a trabajar más en mis cómics. Pero, ahora, en la novela gráfica en la que estoy trabajando, estoy tratando un poco de volver a dibujar así con esas caras que tenía antes..

vista alegre

A: Igual ahorita estás en un punto en el que tu estilo es mucho más maduro, entonces puedes darte esas libertades…

J: Claro, ahora que sé de qué soy capaz, puedo experimentar y ver a qué me conduce eso, pero con más paciencia. Se supone que a esta edad, a los 40 años, generalmente los dibujantes ya tienen una madurez de estilo, ¿no? Es lo que dice Daniel Clowes, al menos…

A: Tu estilo también ha sido influenciado por los cómics underground, ¿no? Me recuerda a a la onda de Crumb, Charles Burns…

J: Creo que todos tenemos un poco de Charles Burns.. es como una escuela. También me encantaba Julie Doucet…

A: Claro, una genia. Hablemos ahora acerca de tu proceso creativo. ¿Cuál es la diferencia entre hacer un micro cómic y una narrativa más larga?

J: Es algo completamente distinto hacer un cómic largo a uno corto. Actualmente, en este proyecto que estoy trabajando con ustedes, he tenido que aprender un montón. También gracias a la orientación de Giancarlo…(a Giancarlo) ¿Te acuerdas que revisamos un primer storyboard y no te impresionó? Eso me jodió, pero sobre todo porque yo tampoco estaba contento con lo que había hecho. Entonces, tuve que investigar un montón sobre cómo hacer una historia larga que tenga enganche.

discoteca2A: ¿Esta es la primera vez que estás trabajando en una novela gráfica?

J: Sí… y alucina que tenía un storyboard del mismo tamaño que el que tengo ahora, pero fallido. Con los mismos personajes y eso, pero con más cosas, disparando en diferentes direcciones. Ahora que me he concentrado en una línea narrativa principal, he podido desechar un montón de cosas innecesarias. De todos modos, todo es un aprendizaje.

A: ¿Siempre trabajas con storyboards?

J: Sí, suelo trabajar con storyboards. Todo está dibujado de principio a fin.

A: ¿Sin guion, entonces? Empiezas a dibujar de entrada.

J: Normalmente. Pueden ser como dibujos sueltos, pero luego los uno. Aunque ahora que estoy haciendo nuevos cómics -aparte de este proyecto más grande- estoy intentando empezar con guiones escritos. Creo que es lo más práctico.

A: Genial, ¿en qué estás trabajando ahora?

J: Estoy haciendo una nueva edición de mi fanzine, pero tengo que buscarle tiempo…

A: ¿También con cómics autobiográficos?

J: Sí, también. Tengo un montón de guiones y todos tienen que ver con lo autobiográfico.

A: ¿Tú eres el personaje?

J: En varios, pero también hay otros que giran alrededor de algo que me ha ocurrido. Por ejemplo, estoy haciendo una historia de mi casa, que era una casa que mi padre construyó con pedazos de otras casas, antigüedades, una casa bastante peculiar. Es la historia de la casa y los habitantes que pasaron por ella. Era una casa con varios espacios, donde hubo muchos inquilinos. Es la historia de toda la gente que yo observé cuando era chiquillo.

A: ¿Es un cómic largo, entonces?

J: Sí, está pensado como cómic largo. Hay unos personajes sorprendentes…Ando en eso y creando varias historias más…

A: Suena increíble. Ojalá podamos leerlas pronto… Bueno, Jorge, ¡gracias por tu tiempo!

18198605_1354856267926696_8816253724101659362_n

Si quieres saber más sobre el trabajo de Jorge, visita su página de Facebook aquí  y su blog aquí.

Anuncios

Visitamos la 38ª Feria del libro Ricardo Palma

Fotoreportaje

Ayer decidimos darnos una vuelta por la 38ª Feria del Libro Ricardo Palma, con el objetivo de descubrir qué sorpresas gráficas nos traía en esta edición. Esto fue con lo que nos encontramos…

El stand con la oferta más grande de cómics peruanos es, sin ninguna duda, la librería Contracultura, que tiene a la venta varios de los libros que ellxs mismxs han editado: Barrunto de David Galiquio y José Sandoval, Y se me presentó en forma de bestia de Jorge Peréz-Ruibal, Islas de Rodrigo La Hoz, Un árbol en los confines del mundo de Jesús Cossio, entre varios más. Para mí, la mayor sorpresa, entre tanto historietista hombre, fue la antología Venus ataca: 10 historietistas peruanas, que yo no conocía, si bien ha sido publicada en el 2010. Considero de suma importancia que cada vez se publiquen más trabajos de este tipo, que además de ofrecer un panorama más amplio acerca del alcance del cómic en Perú, le dan la oportunidad de mostrar su trabajo a aquellxs que todavía no tienen suficiente material para publicar de manera individual. Por otro lado, es clave contar con antologías que desafíen la hegemonía del género masculino en el cómic peruano.

De ahí, también encontramos el Maus de Art Spiegelman en varios stands de la feria; el primero que vimos fue en Aurea Ediciones. También lo encontramos en Penguin Random House, junto con Sin la sombra de las torres, donde Spiegelman relata los eventos posteriores a 9/11; y MetaMaus: Viaje al interior de un clásico moderno, un libro pensado para los fans de Maus, el cual provee material y análisis alrededor de la creación de este clásico moderno.

Todos los libros en Penguin Random House tenían 20% de descuento. Entre otros cómics, nos gustó encontrar El Incal de Jodorowsky y Moebius, y nuestro gran descubrimiento del día – Jimmy Corrigan: El chico más listo del mundo de Chris Ware en tapa dura. Jimmy Corrigan, ya con el descuento, ¡estaba a 55 soles! (mucho más barato que su precio original en EEUU, el cual bordea los $35) 

IMG_0075

El Incal de Jodorowsky y Moebius

IMG_0074

Jimmy Corrigan: El chico más listo del mundo de Chris Ware

En Los Heraldos Negros, donde los libros estaban con un 10% de descuento, encontramos algunos clásicos del historiador epitome de la novela gráfica francocanadiense contemporánea, Guy Delisle; y dos de los libros que no deben faltar en la biblioteca de cualquiera que esté interesadx en crítica de cómics y narrativa gráfica: Hacer cómicsy Entender el cómic de Scott McCloud.

Además, otros títulos a los cuales vale la pena darles una mirada son los siguientes: Habibi de Craig Thompson (autor de Blankets y de Space Dumplins); Nueva York: La vida en la gran ciudadde Will Eisner; El gato perdido y Athos en América de Jason; Patria de Nina Bunjevac; NonNonBa de Shigeru Mizuki; La cuerda del laúdde Jim Woodring; y Arleríde Edmon Baudoin. 

Mi favorito fue Mi hermano nocturno, el primer libro de Joanna Hellgren, historietista sueca. Aquí, sin utilizar paneles, y a punta de pinceles y tinta negra, Hellgren logra narrar la conmovedora historia de un niño llamado Jakob, quien teme que, al igual como le sucedió a su hermano, la muerte le llegue cuando haya cumplido 10 años. Personalmente, este es el tipo de cómics que más me atraen: aquellos donde la forma del cómic -al igual que la interacción entre imagen y texto- se compenetra con la historia misma de manera orgánica. Me hizo pensar en el trabajo de la francocanadiense Julie Delporte, quien, si bien trabaja a colores, transmite intensidades similares a través de sus cómics.

IMG_0088

Mi hermana nocturno de Joanna Hellgren

¡En Los Heraldos Negros también pueden encontrar todos los títulos de Ediciones Pictorama! Y el que seguramente debe ser uno de los últimos ejemplares de Las Increíbles Aventuras del Hombre que no se Hacía Dramas.

IMG_0080

Ediciones Pictorama

En el stand de El Virrey, entre los libros que más llamaron nuestra atención estuvo Cenizas del español Álvaro Órtiz, un cómic de 2013 editado por Astiberri que narra la historia de tres amigos que se embarcan en un viaje de auto camino a una misteriosa cruz.

IMG_0092

Cenizas de Álvaro Ortiz

También nos sorprendió encontrar la antología Panorama: la novela gráfica española hoy, la cual reúne a varios de los artistas de cómics contemporáneos en España. Esta edición fue publicada por Astiberri en 2013, y luego traducida y editada por Fantagraphics en 2016, con el título Spanish Fever.

IMG_0093

Panorama: la novela gráfica española hoy

Los libros en El Virrey estaban con 15% de descuento. Entre el resto de cómics que llamaron nuestra atención estaban No te olvides de recordar de Peter KuperViva la vida: Los sueños de Ciudad Juárez de Edmond Baudoin y Jean Marc Troubet; Banda Sonora de Jessica Abel; Inolvidable de Alex Robinson; Berlín: Ciudad de humo (Libro dos) de Jason Lutes; y cinco de los seis tomos de la Autobiografía de Shigeru Mizuki.

Ya llegando al final de la feria, nos dimos una vuelta por V&D Ediciones, donde más que nada encontramos títulos de manga. Aquí también vendían dos ediciones diferentes del clásico de Marjane Satrapi, Persépolis (parada obligatoria para quien empieza a adentrarse en el mundo de la narrativa gráfica independiente).

En el stand de Íbero, por su lado, no vendían tantos cómics. Esto me sorprendió bastante, ya que normalmente se trata de una de las librerías no especializadas con una de las mayores oferta de este medio.

Entre los que encontramos, destacan Yo, René Tardí: Prisionero de guerra en Stalag IIBde Tardí, editado por Norma, donde Tardi narra la historia de su padre, René Tardi, quien fue prisionero durante la Segunda Guerra Mundial en el campo de concentración Stalag IIB.

img_0105.jpg

Yo, René Tardí: Prisionero de guerra en Stalag IIB de Tardí

Otro libro que encontramos en Íbero y que vale la pena chequear es La luna al revés (editado por Norma), uno de los últimos trabajos de Christian Hincker, maestro del cómic Europeo más conocido como Blutch.

img_0106.jpg

La luna al revés. Colección cómic europeo

Para aquellxs a quienes les interese las vidas de escritores latinoamericanos reconocidos, la editorial Mesa Redonda tenía a la venta las biografías ilustradas de Gabriel García Márquez y MVLL, el último recién estrenado este año y elaborado por un grupo de artistas nacionales.

IMG_0109

Las biografías ilustradas de Gabriel García Márquez y MVLL

En el stand de SBS, si bien no encontramos una gran oferta de cómics, tenían a la venta dos libros de la serie Jedi Academy de Jeffrey Brown, que son un regalo ideal para implantar en lxs más pequeñxs el bichito de los cómics…

En Librería Inestable, por otro lado, encontramos Poliamor: Lo mejor de Kimchi Cuddlesde Tikva Wolf, autora LGTBQ estadounidense. Esta antología reúne lo mejor del webcomic de Wolf, el cual explora, en viñetas, las relaciones abiertas, y las contradicciones y oportunidades que abre el camino del poliamor. En Inestable también venden el libro Queer: Una Historia gráficade Meg-John Barker y Julia Scheele, una narrativa gráfica que reúne las ideas más importantes de la teoría queer e introduce a sus pensadores claves.

IMG_0112

Poliamor: Lo mejor de Kimchi Cuddles de Tikva Wolf

Finalmente, en Estación La Cultura, encontramos una de las novelas gráficas más reconocidas del cómic latinoamericano contemporáneo: Virus Tropical de Powerpaola, la cual recientemente ha sido llevada al cine por el director colombiano Santiago Caicedo.

IMG_0115

Virus Tropical de Powerpaola

* * *

A ver… en general, si bien encontramos varios títulos que nos gustaron, no podemos decir que la feria Ricardo Palma tenga una gran oferta de cómic y narrativa gráfica. Sobre todo, creo que falta actualizar un poco los estantes y traer material más contemporáneo. Si nos tenemos que quedar con algo, nos quedamos con Jimmy Corrigan de Chris Ware a 55 soles (¡Cómprenlo ya que se acaban!).

La feria empezó el 24 de noviembre y va hasta el 10 de diciembre, en el parque Salazar, arriba de Larcomar.