Entrevista a Jorge Pérez Ruibal

Entrevistas

Después de unas breves vacaciones, volvemos al blog de Ediciones Pictorama con una entrevista a uno de los historietistas más especiales de la escena del cómic peruano e internacional: Jorge Pérez Ruibal (Lima, 1978).

Desde que Jorge interrumpió su carrera de grabado en la PUCP para dedicarse plenamente al cómic y la autoedición, ha editado un sinfín de fanzines, entre los que destaca su serie Trulópolis, con el emblemático personaje Truloboy. Sus cómics, que tienen una onda autobiográfica y visceral, han sido publicados en Perú, Argentina, Brazil, Lituania, México, España y Estados Unidos. El año pasado, la Editorial Municipal de Rosario y la editorial Musaraña incluyeron su cómic ‘Papas al hilo: Una historia real’ en su antología de la historieta latinoamericana “El Volcán”. Nos juntamos con Jorge una tarde de verano para conversar sobre su carrera, su visión sobre el mundo del cómic y sus planes a futuro (¡en los que estamos presentes!).

taller 2

Andrea (A):  ¡Hola, Jorge! Hablemos de tus inicios. ¿Desde cuándo haces cómics?

Jorge (J): Desde que podían mis manos, desde siempre. Siempre mi madre y mi padre me daban muchos papeles. Y leía cómics, también. Para mí, era algo natural.

A: ¿Eso fue a qué edad?

J: A los 11 años. Hice un primer cómic que se llamaba “La rebelión gilipollina”, que se trataba de unos extraterrestres que invadían la tierra y eran esclavizados. Esa huevada ganó un premio en un concurso donde Juan Acevedo fue juez.

Giancarlo (G): ¿Gilipollina de gilipollas?

J: Jajaja, de gilipollos. No sé, era una tontería que hice de niño, pero igual era gracioso.

A: Y ya de más grande, ¿estudiaste arte?

J: Sí, estudié en la Católica, pero no hice mucho. Hice un par de años.

A: ¿Pintura?

J: No, grabado. Al final grabado lo hice solo. Aprendí en el Museo de Arte a hacer serigrafía y luego aprendí con unos amigos a hacer linograbado.

G: También te ayudó el taller de Cairo, ¿no?

J: Si, también. Eso fue bastante importante para mí…(a Andrea) Es un amigo que se llama Cairo, que es un capo, a pesar de que no publicado casi nada. Él me enseñó, en los años 90, a hacer cómics. Básicamente su taller fue la influencia más importante en que yo haga cómics.

20108262_1429678147111174_7835318424966556469_n

A: Y, cuando estudiaste arte, ¿ya hacías cómics?

J: Cuando estudié arte, de cierta manera, reprimieron mis ganas de hacer cómics. No les gustaba mucho la idea; les parecía que si hacía algo caricaturesco, estaba mal. Querían que sea más realista. Esta fue una de las cosas por las cuales no conecté con la Católica. Lo que yo quería hacer era cómics. Después de eso, me dediqué a hacer fanzines por mi cuenta, inspirados por la influencia de Cairo: Trulópolis I, Trulópolis II…

A: ¿De qué trataban?

J: Eran cómics cortos autobiográficos, microcómics. Los fotocopiaba y repartía entre mis amigos, y los llevaba a tiendas y librerías. Pero todo por la gran influencia de Cairo. Y fue locazo, porque cuando yo comencé a trabajar con él, él me consideraba uno de los peores alumnos del taller. Para él, yo tenía un estilo que remedaba el cómic español, tipo Ibáñez.

G: ¿Todo caricaturesco?

J: Sí, caricaturesco y de fórmula. Todo siempre con las cabezas redondas. Luego de eso, Cairo me enseñó que uno no tiene que dibujar basándose en fórmulas, sino que uno tiene que dibujar desde sus entrañas. Uno tiene que crear su estilo, como lo hacen los underground. Por ejemplo, si has visto El Volcán, todos tienen un estilo completamente distinto…

A: Sí, es súper distinto..

J: Y eso fue como un año en el que tuve que re-aprender a dibujar, sobre todo observando cosas en las calles. Eso fue interesante. Entonces, en algún momento, le mostré a Cairo lo que había hecho -ya cuando el taller había terminado, porque habíamos construido una gran amistad- y me dijo “Wau, qué paja, por fin encontraste tu estilo”. Y ahí fue que empecé a trabajar más en mis cómics. Pero, ahora, en la novela gráfica en la que estoy trabajando, estoy tratando un poco de volver a dibujar así con esas caras que tenía antes..

vista alegre

A: Igual ahorita estás en un punto en el que tu estilo es mucho más maduro, entonces puedes darte esas libertades…

J: Claro, ahora que sé de qué soy capaz, puedo experimentar y ver a qué me conduce eso, pero con más paciencia. Se supone que a esta edad, a los 40 años, generalmente los dibujantes ya tienen una madurez de estilo, ¿no? Es lo que dice Daniel Clowes, al menos…

A: Tu estilo también ha sido influenciado por los cómics underground, ¿no? Me recuerda a a la onda de Crumb, Charles Burns…

J: Creo que todos tenemos un poco de Charles Burns.. es como una escuela. También me encantaba Julie Doucet…

A: Claro, una genia. Hablemos ahora acerca de tu proceso creativo. ¿Cuál es la diferencia entre hacer un micro cómic y una narrativa más larga?

J: Es algo completamente distinto hacer un cómic largo a uno corto. Actualmente, en este proyecto que estoy trabajando con ustedes, he tenido que aprender un montón. También gracias a la orientación de Giancarlo…(a Giancarlo) ¿Te acuerdas que revisamos un primer storyboard y no te impresionó? Eso me jodió, pero sobre todo porque yo tampoco estaba contento con lo que había hecho. Entonces, tuve que investigar un montón sobre cómo hacer una historia larga que tenga enganche.

discoteca2A: ¿Esta es la primera vez que estás trabajando en una novela gráfica?

J: Sí… y alucina que tenía un storyboard del mismo tamaño que el que tengo ahora, pero fallido. Con los mismos personajes y eso, pero con más cosas, disparando en diferentes direcciones. Ahora que me he concentrado en una línea narrativa principal, he podido desechar un montón de cosas innecesarias. De todos modos, todo es un aprendizaje.

A: ¿Siempre trabajas con storyboards?

J: Sí, suelo trabajar con storyboards. Todo está dibujado de principio a fin.

A: ¿Sin guion, entonces? Empiezas a dibujar de entrada.

J: Normalmente. Pueden ser como dibujos sueltos, pero luego los uno. Aunque ahora que estoy haciendo nuevos cómics -aparte de este proyecto más grande- estoy intentando empezar con guiones escritos. Creo que es lo más práctico.

A: Genial, ¿en qué estás trabajando ahora?

J: Estoy haciendo una nueva edición de mi fanzine, pero tengo que buscarle tiempo…

A: ¿También con cómics autobiográficos?

J: Sí, también. Tengo un montón de guiones y todos tienen que ver con lo autobiográfico.

A: ¿Tú eres el personaje?

J: En varios, pero también hay otros que giran alrededor de algo que me ha ocurrido. Por ejemplo, estoy haciendo una historia de mi casa, que era una casa que mi padre construyó con pedazos de otras casas, antigüedades, una casa bastante peculiar. Es la historia de la casa y los habitantes que pasaron por ella. Era una casa con varios espacios, donde hubo muchos inquilinos. Es la historia de toda la gente que yo observé cuando era chiquillo.

A: ¿Es un cómic largo, entonces?

J: Sí, está pensado como cómic largo. Hay unos personajes sorprendentes…Ando en eso y creando varias historias más…

A: Suena increíble. Ojalá podamos leerlas pronto… Bueno, Jorge, ¡gracias por tu tiempo!

18198605_1354856267926696_8816253724101659362_n

Si quieres saber más sobre el trabajo de Jorge, visita su página de Facebook aquí  y su blog aquí.

Anuncios

Conversamos con Gianfranco Montes, organizador del Festival Agujero Negro

Entrevistas

Este fin de semana tendrá lugar en Lima el Festival Agujero Negro: un espacio dedicado, principalmente, al fanzine, pero también a la red constelativa de objetos y fenómenos culturales que surgen en torno a este.

Como los cómics -el tema que a este blog, en principio, le concierne- son unos de los mayores compañeros del fanzine, Ediciones Pictorama decidió conversar con Gianfranco Montes, uno de los organizadores de dicho evento.

23172561_10159424837095462_794993073511110602_n

AA: Cuéntame un poco de qué va tu colectivo, Proyecto Planetario.

GM: Proyecto Planetario es un colectivo que conformamos actualmente Luzmila Quezada, Eliani Velit, Miguel Sotelo y yo, Gianfranco Montes. Los cuatro tenemos nuestros propios proyectos personales de fanzine. La idea nació con la finalidad de generar más espacios donde mover nuestros materiales y, también, porque queríamos crear, con nuestras ferias, experiencias más allá de las ferias en sí. Y de allí viene el nombre, porque es una mezcla de todo lo que queremos hacer y lograr con el colectivo. Tal como en un planetario se aprecian estrellas, en nuestro planetario se aprecian fanzines. Pero, a parte de mirar el firmamento, en un planetario también se explora el cosmos y se buscan respuestas sobre él. Y eso también buscamos con el colectivo: explorar todo sobre el fanzine y buscar alternativas, generar cosas nuevas. Así es como se mezcla con la idea de un proyecto. Porque a parte de organizar ferias, también estamos editándoles fanzines a artistas que admiramos; además, acabamos de lanzar hace un par de meses nuestra publicación oficial, el Fanzine Planetario, para el cual tenemos varias ideas que irán saliendo con cada número. También ya estamos trabajando en nuevos proyectos, tanto impresos como audiovisuales, que lanzaremos a partir de 2018. En verdad es una aventura muy bonita.

23845563_1763022020388379_1725506867117366235_o

AA: ¿Cómo definirías el concepto de fanzine expandido?

GM: Esa idea surgió para el Festival Agujero Negro que estamos coorganizando Seqes (Sara La Torre y Juan Carlos Salazar), Ruido Films (Giorgio Madueño), Bruno.50 (Bruno Guzmán) y nosotros, Proyecto Planetario, con el apoyo de Sueños Húmedos Ediciones (Alexandra Bedoya). Se trata básicamente de que el fanzine como tal ya no es solamente una publicación impresa de manera autogestionada. Es, en realidad, un universo entero que proporciona formas casi infinitas de expresión y comunicación. Es muy común que cada fanzinero tenga su propio concepto o idea del fanzine. Y eso mismo hace que haya toda una gama de posibilidades en este tipo de publicaciones, ya que cada quien aporta desde su propia perspectiva y experiencias nuevas formas, técnicas, conceptos y estilos. Hay que tener en cuenta que los fanzineros venimos de distintas disciplinas artísticas y tenemos distintas profesiones también, así que el fanzine evoluciona muy rápido y se mezcla con otras ramas del arte y las tecnologías.

AA: ¿Cuáles crees que son los beneficios principales de autoeditarse en el Perú?

GM: Creo, muy personalmente, que el mayor beneficio es el proceso mismo de la autoedición. Al menos a mí es lo que más me gusta. Al hacerlo, cubres toda la cadena de producción en la que usualmente hay muchas personas involucradas en una editorial macroempresarial. Allí es todo muy impersonal y robótico, mientras que en el fanzine tú no eres solamente el autor. Aunque claro que un fanzine puede trabajarse colectivamente o de muchas otras formas. Pero acá nadie te dice qué hacer ni cómo hacerlo. Y casi no hay límites. Puedes comunicar lo que tú quieras con tu fanzine y cada persona lo apreciará de una forma única. Porque lo que importa acá es la necesidad que tienes de comunicar algo, sea lo que sea, y tampoco hay tabúes para hacerlo. Y eso es algo hermoso de esto. Porque el fanzine habla de uno mismo no solo por su contenido, sino también por su técnica, por su estilo, por su tamaño, por la cantidad de páginas y ejemplares, por el tipo de impresión, por los detalles pequeñitos, por cómo lo ofreces, por cómo lo entregas y por cómo lo tratas. Siempre será casi como una parte de ti, y eso es mágico.

AA: ¿Qué consejo le darías a alguien que está empezando con un proyecto artístico y quiere sacar un fanzine?

GM: Que lo haga, porque en verdad no hay límites. Que no tenga temor de comunicar lo que quiera. Que siempre que quiera podrá encontrar compañeros con las mismas inquietudes y los mismos deseos de cambiar las cosas, y hacer cosas nuevas y distintas. Y que siempre habrá alguien que escuchará o se interesará por lo que comunique. Que no importa si sabe mucho o poco, porque lo bonito es equivocarse y aprender. Y que siempre encontrará buenos compañeros acá porque en todos lados habrá un fanzinero dispuesto a ayudar y colaborar, y, sobre todo, dispuesto a aportar.

AA: ¿Qué podemos esperar del Festival Agujero Negro?

GM: Este sábado 16 y domingo 17 de diciembre, en el festival no se encontrarán solamente con una feria de fanzines. Nos hemos esforzado mucho los organizadores en preparar varias actividades paralelas e invitar a muchas personas geniales y con bastante trayectoria, ya que Agujero Negro es un lugar donde confluye todo lo que hay en el universo del fanzine.

Tendremos varios conversatorios que abordan al fanzine desde distintos ángulos, como “Acordes impresos” con Alexandra Bedoya, Luis Alvarado, Goster, Héctor Delgado y Qenqo, quienes reflexionarán sobre la relación de la música con el fanzine; “Paredes que hablan” con Michelle Paredes, Jimbo, Seimiek y Xomatok, quienes nos hablarán sobre el muralismo; “Fanzines en la imprenta” con Ibraín Plácido, Carboncito, Madriguera y Salchipapa Ediciones, quienes nos acercarán al mundo de las editoriales independientes; y, también, “Nuevas formas de autoeditarse” con Luis Alvarado, Aarón Julián, Michael Hurtado y Gifggenheim, quienes nos darán a conocer nuevas tecnologías aplicadas al fanzine.

Además, habrá distintos talleres: “Data bending” con Jucsay, sobre la descomposición y recomposición digital de imágenes estáticas y dinámicas para alterar y crear piezas audiovisuales y experimentales; “Pósteres análogos” con Qenqo, para aprender a realizar de forma creativa piezas gráficas con las manos; “Litografía de cocina” con Mesita Azul, para aprender litografía ecológica con materiales cotidianos y sustentables; y “Fanzine y collage manual” con Beto Prieto de Trujillo, para crear con material de archivo a través del corta y pega distintas piezas gráficas.

En la presentación de nuevos fanzines tendremos 10 publicaciones y un proyecto que serán expuestos en conferencia por sus creadores, lo cual será increíble. Además, habrá música en vivo con la presentación de Camille Jackson, Montaña Negra, Rito Verdugo, Mutant Geisha, The Terrorist Collective, Los Brujos Negros y Mauro Mina, todos de la escena local, y con Talism de Argentina, y el dúo Bahía Felino de Chile y Colombia. Todos prometen una experiencia musical muy fuera de lo común. También contaremos con comida vegana de Paradero V y bebidas.

Son en total 65 artistas y participantes los que se presentarán en los dos días que durará el evento, desde el mediodía hasta las 10 p.m., ambos días. La cita es en El Cubil, ubicado en la Calle Buenaventura Aguirre 294 (Barranco), que es un espacio a ser demolido y que está conformado por un ex chifa, un ex nido y un ex departamento. Es un lugar muy chévere.

¡Gracias Gianfranco por tu tiempo!

* * *

El Festival Agujero Negro se realizará este sábado 16 y domingo 17 de diciembre en EL CUBIL (Buenaventura Aguirre 294, Barranco). ¡No se lo pierdan!

Puedes visitar el evento de Facebook aquí.